JABONES NATURALES ELABORADOS DE FORMA ARTESANAL. BUENOS PARA TI, BUENOS PARA EL PLANETA.

El mundo en que vivimos puede ser un lugar mejor. Todos somos parte del problema, pero con gestos como utilizar un jabón natural o hacer nuestro propio jabón, también estamos siendo parte de la solución.

APRENDE A HACER TU PROPIO JABÓN, ES FÁCIL, CUIDARÁS TU PIEL, Y LA DIVERSIÓN ESTÁ GARANTIZADA.


13 de marzo de 2011

Aceite esencial de Lavanda


Nombre científico: Lavandula officinalis 

Parte de la planta: Flores 

Método de extracción: Destilación por vapor 

Origen: Francia 

Color: Amarillo pálido 

Nota: Alta 



Aroma: Floral dulce, muy apreciado 

Combina bien con: con la mayoría de los aceites esenciales, sobre todo con las esencias florales y cítricas, bergamota, salvia, citronela, geranio, jazmín, limón, mandarina, naranja, palamrosa, pachulí, pino, tomillo, romero, palo de rosa y ylang-ylang. 

Descripción Botánica: La lavanda es un arbusto leñoso de hoja perenne, de hasta 1 metro de altura, de color verde claro, hojas estrechas y lineales y flores de color azul violeta. Hay gran variedad de especies (L. Vera, L. hybrida, L. spica, etc., aunque la más aromática es la L. officinalis. 

Componentes: Éteres de linalilo y geranilo, geraniol, linalol, cineol, dborneol, limoneno, 1-pineno, cariofileno, ésteres de los ácidos butírico y valeriánico y cumarina. 

En el ambiente: Crea un ambiente discreto y delicado, con efectos equilibradores, tonificantes y calmantes al mismo tiempo. Es antidepresivo y estimulante de las defensas del organismo. Muy adecuado para vaporizar habitaciones cerradas o donde hay enfermos. Su aroma ayuda con los desordenes del sueño como el ronquido y el insomnio, equilibra los estados de ánimo y depresión, tranquiliza la ansiedad, miedos, enojos y frustraciones, calma niños hiperactivos. Adecuada en caos de fatiga y estrés laboral. 

En la piel: Puede añadirse a todo tipo de preparados cosméticos. Tiene acción calmante, equilibradora, cicatrizante, antiséptica y es apropiado para todo tipo de pieles, desde las juveniles, grasas, impuras o con acné hasta las secas, maduras o con problemas particulares. Es uno de los pocos aceites esenciales que puede aplicarse sin diluir. En casos de picaduras de insectos o quemaduras se puede aplicar delicadamente sobre la piel una o dos gotas de aceite esencial. Combate la alopecia e irritación del cuero cabelludo, el envejecimiento de la piel, disminuye estrías, quemadas, rasguños, picaduras de insecto, mordiscos de animales, heridas e infecciones de la piel. 

En terapia: Es útil en casos de migraña, vértigo, espasmos musculares, irritación e inflamación de las articulaciones, cólicos menstruales, gota, artritis, reumatismo. Estimula el sistema inmunológico, ayuda a balancear el sistema hormonal, calma el catarro y la diarrea, calma las hemorroides. 

Historia: Su nombre proviene del latín, lavare (lavar o lavarse), ya que los antiguos romanos lo utilizaban para sus baños higiénicos. La lavanda es originaria de la región del Mediterráneo. A través de la historia ha sido utilizada con fines cosméticos y medicinales. Debido a las bondades de esta planta es cultiva hoy, en todo el mundo. Puede decirse que la aromaterapia moderna se origina con la lavanda. Cuando René Maurice Gattefossé, químico francés, estaba trabajando en la creación de un perfume y al explotar el laboratorio se quemo la mano. Buscando enfriar la zona, sumergió la mano en un frasco de aceite esencial de lavanda, al ver que el alivio inmediato y a que posteriormente no le quedaban marcas, decidió volcarse al estudio de las propiedades de los aceites esenciales, lo que dio origen a la Aromaterapia que hoy conocemos como moderna. 

Precauciones: Aceite esencial muy suave, no suele provocar irritaciones. Se puede utilizar sin diluir sobre la piel. No se use en caso de problemas con el embarazo, puede causar náuseas. No utilizar en niños menores de 2 años. Sólo para uso externo. No utilizar en ojos ni mucosas.

Algunos usos

En los jabones: Los aceites esenciales se añaden en la traza, teniendo en cuenta que ésta no supere los 60º, para que no se volatilice y pierda propiedades. Podemos añadirlo sólo o mezclado con otros aceites esenciales. El total de aceites esenciales es aproximadamente del 3% del peso total del jabón. 

Alopecia (pérdida del cabello): masajear a diario el cuero cabelludo con aceites esenciales de tomillo, romero, lavanda y cedro, diluidos en un aceite base. 

Armarios: Las flores desecadas y en pequeñas bolsitas se acostumbra colocarlas en el interior de los muebles para perfumar la ropa y preservarlas de las polillas, también dentro de almohadas. 

Para dolores de cabeza, poner una gota en la palma de la mano y pasar por la nuca. Luego colocar un instante los dedos sobre las sienes girándolos suavemente.

Baño relajante: 5 gotas de aceite esencial de lavanda en el agua. Ayuda a eliminar la angustia y la tensión producida por el miedo.


Spray relajante: Con aceite esencial de lavanda y rosas. Ver vídeo.



Notas: Artículo elaborado con fines informativos. No tomar como recomendación o consejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada